Conferencia "Una nueva forma de hacer negocios está naciendo"


Más de 2000 empresas de todo el mundo, de diverso porte y formato integran el Sistema de Empresas B. Estas empresas se caracterizan por tener un propósito hacia el bien común superior y en base al cual se estructura su negocio. Pedro Tarak, co-fundador de Emprendia, la primera Empresa B en Argentina, brindó el martes pasado una conferencia en ACDE propuesta por su comisión de RSE, co organizada con DERES y apoyada por Sistema B, donde presentó las principales características de esta nueva forma de hacer negocios.

A continuación la desgrabación de la Conferencia

Una nueva forma de hacer negocios está naciendo Yo no estoy acá para convencer a nadie de nada. Yo no sé convencer. Lo que si puedo hacer es compartir por qué yo estoy convencido. Por ahí ustedes se van a dar cuenta que me apasiono con este movimiento. Y tiene que ver con mi propia historia personal.

Yo soy inversor, por lo tanto a mí me interesa la rentabilidad. Lo digo de entrada. A mí me interesa la empresa, me interesa competir. Pero también competir en el largo plazo. Y quiero competir pensando y creando valor para el mundo y para la tierra, al mismo tiempo que ganando plata. Ese es mi punto de partida.

Por lo tanto las tres dimensiones, son las dimensiones que tengo al mismo tiempo. No significa que por pensar en la tierra o por pensar en el mundo o la sociedad, yo me olvide de la rentabilidad financiera. Así que esa es la característica de una Empresa B. Son como cualquier otra empresa, que tienen todos los fenómenos de empresas comerciales que tienen que competir. No es sobrevivir. Competir. Pero no sólo en el corto plazo, sino permanentemente.

Antes que todo, ¿qué es una Empresa B? ¿Es una certificación? No. ¿Tiene certificación incluida? Si. Es una nueva identidad de mercado, que incluye un nuevo sistema permanente de gestión sustentable integral y que tiene reformas legales a su estatuto. Esa combinación tiene hitos de certificación y de re-certificación. Pero es la combinación lo que caracteriza a la Empresa B. Hay quien dicen “es una certificación” y caemos en la trampa de pensar en las ISO, u otras. No es parte de la historia de las certificaciones. Es parte de la construcción de una nueva manera de hacer negocios y de organizarse para eso.

Hay en este momento más de dos mil sesenta Empresas B en todo el mundo, en cincuenta y un países. En América Latina Hay más de ciento treinta rubros o actividades. Hay desde startups hasta grandes multinacionales, como Natura. O la empresa Patagonia, la de ropa. Hay empresas familiares, hay las PyMes, hay Bancos. Hay para todos los gustos.

Un dato interesante es que terminamos el 2015 con una facturación colectiva, un poquitito más de treinta mil millones de dólares y terminamos el 2016 con el doble, un poquito más del doble. Sesenta mil millones de dólares. A nivel global se imaginan que es una gotita en el océano, pero quiero decir que es algo para tener en cuenta, como estamos evolucionando. No estoy queriendo decir con esto que seguimos la lógica de ser poderosos como grupo. Sino es la idea de construir un nuevo sector empresarial como una voz novedosa dentro de la macroeconomía. Una voz colectiva novedosa. ¿Y cuál es la característica? Bueno, que se combina la lógica de largo plazo con la creación de valor integral. Esa es la característica.

Voy a compartir el caso más palpable, en la que estoy yo, la empresa Guayaquil. ¿Podemos convenir que hay un problema global con la deforestación? ¿Podemos creer que eso es así? Hay un problema. Hay otras soluciones. Pero hay un problema, ¿no? Deforestación, inundaciones aguas abajo, los uruguayos y los argentinos con la deforestación de la selva del bosque atlántico sur. Bueno, la empresa Guayaquí tiene como propósito estatutario, es decir, por encima del objeto social, por encima de la actividad, tiene el propósito de regenerar la selva misionera en Brasil, Paraguay y Argentina y de reconstituir el espíritu y la organización comunitaria de las poblaciones que dependen de esa selva, en los tres países. Ese propósito responde al fenómeno de que hoy el segundo ecosistema boscoso más grande de América, después del Amazonas, lo que se llama Mata Atlántica donde sólo queda 7.8% en pie. Lo demás fue reemplazado en función de otras necesidades humanas por la expansión de la frontera agropecuaria. Soja, granos, eucaliptus… Que todos sabemos que se han desarrollado con la lógica de que necesitamos alimentar al mundo. Simplemente que parecería que nos hubiéramos olvidado que también, para alimentar al mundo hace falta alimentar a la tierra. Al mismo tiempo, este es el gran desafío. Entonces, Guayaquil nace para que vuelva un modelo que no es la creación de áreas protegidas, sino que vuelva la selva y al mismo tiempo se gane plata y se alimente la economía. Entonces, este propósito es incluido en el objeto social. Pero, ¿cuál es la actividad de Guayaquil? Es la conocida. Es la producción de bebidas energéticas orgánicas naturales que están basadas en la yerba mate. ¿qué hacemos nosotros? Nosotros le compramos la yerba en hoja, a aquellos proveedores indígenas y comunidades campesinas, movimiento sin tierra en el caso brasileño, que se organicen en cooperativas, en la medida que esa yerba mate la cosechen del árbol. La yerba mate, dicho sea de paso, es un árbol de 10 y 12 metros de altura. Ya me enteré que en la sierra de Rocha hay un árbol de más de 200 años y en Maldonado un árbol como de 400 años. Es decir, el Uruguay es la zona más austral del gran ecosistema, este del que estamos hablando. Pero no se produce la yerba mate como monocultivo, tampoco en el Uruguay. Entonces nosotros, ¿qué hacemos? Compramos la yerba mate en la medida que la cosechen del árbol y les pagamos entre el 40 y el 60% más del valor del mercado que la competencia. ¿Por qué? Porque nos están dando un servicio de vida, de regeneración de los sistemas de vida, que no estaban incorporados dentro del sistema comercial. Entonces, nosotros les pagamos eso, lo exportamos a granel a los Estados Unidos y lo convertimos a 21 productos. Depende cada momento, 20 a veintipico de productos. Y tenemos la yerba mate como la que conocemos en nuestros países que compite con el mercado del café. El que ya no quiere más café. Y, ¿qué mercado? El anglosajón, no el latino. Y así nace la historia de Guayaquil en California. Nuestro mercado inicial era del comercio justo, mercado de nicho, y sólo porque estaba dispuesto a pagar esa diferencia. Porque obviamente nosotros internalizamos ese costo adicional en el valor de los productos. Sin embargo, para lograr el propósito, con el mercado de nicho nunca lo hubiéramos podido lograr. Entonces, ¿qué hicimos? Con investigación y desarrollo, desarrollamos la gran mayoría de nuestros productos que son las bebidas energéticas, que compiten con las más químicas. Con Red Bull por ejemplo. Todos tenemos en las góndolas el mismo valor que Red Bull. Entonces, el que puede pagar Red Bull, puede pagar Guayaquil. Y se venden en… Ahora ya son más de 20.000 puntos de venta. Y se crece anualmente. Nosotros en este momento tenemos una facturación anual de un poquito más de cincuenta millones, ¿cuánto creen ustedes que nosotros asignamos de presupuesto en comunicaciones, o en publicidad? Digan alguna cifra. Claro, algunos ya lo saben. Pero los que no lo saben, ¿cuánto creen que nosotros asignamos del presupuesto? Tiren datos.

Dos por ciento.

Sigamos. ¡Anímense! Recuerden el modelo Coca-Cola, el modelo Red Bull.

Pero no es el mismo modelo

Ahí está. No, bueno, pero digo para…

Es una Empresa B ésta. Diez mil dólares. Porque nuestro trabajo de comunicación tiene más que ver con los mensajes del propósito y los resultados gracias a este modelo de empresa. Entonces, la innovación para poder competir… Porque todo el mundo dice, ¿cómo podés competir, pagando esos valores a los proveedores?

¿Cómo conoce la gente el propósito?

Justo te iba a decir. ¿Cómo hace la gente para enterarse? Bueno, obviamente e