Conferencia "Una nueva forma de hacer negocios está naciendo"


Más de 2000 empresas de todo el mundo, de diverso porte y formato integran el Sistema de Empresas B. Estas empresas se caracterizan por tener un propósito hacia el bien común superior y en base al cual se estructura su negocio. Pedro Tarak, co-fundador de Emprendia, la primera Empresa B en Argentina, brindó el martes pasado una conferencia en ACDE propuesta por su comisión de RSE, co organizada con DERES y apoyada por Sistema B, donde presentó las principales características de esta nueva forma de hacer negocios.

A continuación la desgrabación de la Conferencia

Una nueva forma de hacer negocios está naciendo Yo no estoy acá para convencer a nadie de nada. Yo no sé convencer. Lo que si puedo hacer es compartir por qué yo estoy convencido. Por ahí ustedes se van a dar cuenta que me apasiono con este movimiento. Y tiene que ver con mi propia historia personal.

Yo soy inversor, por lo tanto a mí me interesa la rentabilidad. Lo digo de entrada. A mí me interesa la empresa, me interesa competir. Pero también competir en el largo plazo. Y quiero competir pensando y creando valor para el mundo y para la tierra, al mismo tiempo que ganando plata. Ese es mi punto de partida.

Por lo tanto las tres dimensiones, son las dimensiones que tengo al mismo tiempo. No significa que por pensar en la tierra o por pensar en el mundo o la sociedad, yo me olvide de la rentabilidad financiera. Así que esa es la característica de una Empresa B. Son como cualquier otra empresa, que tienen todos los fenómenos de empresas comerciales que tienen que competir. No es sobrevivir. Competir. Pero no sólo en el corto plazo, sino permanentemente.

Antes que todo, ¿qué es una Empresa B? ¿Es una certificación? No. ¿Tiene certificación incluida? Si. Es una nueva identidad de mercado, que incluye un nuevo sistema permanente de gestión sustentable integral y que tiene reformas legales a su estatuto. Esa combinación tiene hitos de certificación y de re-certificación. Pero es la combinación lo que caracteriza a la Empresa B. Hay quien dicen “es una certificación” y caemos en la trampa de pensar en las ISO, u otras. No es parte de la historia de las certificaciones. Es parte de la construcción de una nueva manera de hacer negocios y de organizarse para eso.

Hay en este momento más de dos mil sesenta Empresas B en todo el mundo, en cincuenta y un países. En América Latina Hay más de ciento treinta rubros o actividades. Hay desde startups hasta grandes multinacionales, como Natura. O la empresa Patagonia, la de ropa. Hay empresas familiares, hay las PyMes, hay Bancos. Hay para todos los gustos.

Un dato interesante es que terminamos el 2015 con una facturación colectiva, un poquitito más de treinta mil millones de dólares y terminamos el 2016 con el doble, un poquito más del doble. Sesenta mil millones de dólares. A nivel global se imaginan que es una gotita en el océano, pero quiero decir que es algo para tener en cuenta, como estamos evolucionando. No estoy queriendo decir con esto que seguimos la lógica de ser poderosos como grupo. Sino es la idea de construir un nuevo sector empresarial como una voz novedosa dentro de la macroeconomía. Una voz colectiva novedosa. ¿Y cuál es la característica? Bueno, que se combina la lógica de largo plazo con la creación de valor integral. Esa es la característica.

Voy a compartir el caso más palpable, en la que estoy yo, la empresa Guayaquil. ¿Podemos convenir que hay un problema global con la deforestación? ¿Podemos creer que eso es así? Hay un problema. Hay otras soluciones. Pero hay un problema, ¿no? Deforestación, inundaciones aguas abajo, los uruguayos y los argentinos con la deforestación de la selva del bosque atlántico sur. Bueno, la empresa Guayaquí tiene como propósito estatutario, es decir, por encima del objeto social, por encima de la actividad, tiene el propósito de regenerar la selva misionera en Brasil, Paraguay y Argentina y de reconstituir el espíritu y la organización comunitaria de las poblaciones que dependen de esa selva, en los tres países. Ese propósito responde al fenómeno de que hoy el segundo ecosistema boscoso más grande de América, después del Amazonas, lo que se llama Mata Atlántica donde sólo queda 7.8% en pie. Lo demás fue reemplazado en función de otras necesidades humanas por la expansión de la frontera agropecuaria. Soja, granos, eucaliptus… Que todos sabemos que se han desarrollado con la lógica de que necesitamos alimentar al mundo. Simplemente que parecería que nos hubiéramos olvidado que también, para alimentar al mundo hace falta alimentar a la tierra. Al mismo tiempo, este es el gran desafío. Entonces, Guayaquil nace para que vuelva un modelo que no es la creación de áreas protegidas, sino que vuelva la selva y al mismo tiempo se gane plata y se alimente la economía. Entonces, este propósito es incluido en el objeto social. Pero, ¿cuál es la actividad de Guayaquil? Es la conocida. Es la producción de bebidas energéticas orgánicas naturales que están basadas en la yerba mate. ¿qué hacemos nosotros? Nosotros le compramos la yerba en hoja, a aquellos proveedores indígenas y comunidades campesinas, movimiento sin tierra en el caso brasileño, que se organicen en cooperativas, en la medida que esa yerba mate la cosechen del árbol. La yerba mate, dicho sea de paso, es un árbol de 10 y 12 metros de altura. Ya me enteré que en la sierra de Rocha hay un árbol de más de 200 años y en Maldonado un árbol como de 400 años. Es decir, el Uruguay es la zona más austral del gran ecosistema, este del que estamos hablando. Pero no se produce la yerba mate como monocultivo, tampoco en el Uruguay. Entonces nosotros, ¿qué hacemos? Compramos la yerba mate en la medida que la cosechen del árbol y les pagamos entre el 40 y el 60% más del valor del mercado que la competencia. ¿Por qué? Porque nos están dando un servicio de vida, de regeneración de los sistemas de vida, que no estaban incorporados dentro del sistema comercial. Entonces, nosotros les pagamos eso, lo exportamos a granel a los Estados Unidos y lo convertimos a 21 productos. Depende cada momento, 20 a veintipico de productos. Y tenemos la yerba mate como la que conocemos en nuestros países que compite con el mercado del café. El que ya no quiere más café. Y, ¿qué mercado? El anglosajón, no el latino. Y así nace la historia de Guayaquil en California. Nuestro mercado inicial era del comercio justo, mercado de nicho, y sólo porque estaba dispuesto a pagar esa diferencia. Porque obviamente nosotros internalizamos ese costo adicional en el valor de los productos. Sin embargo, para lograr el propósito, con el mercado de nicho nunca lo hubiéramos podido lograr. Entonces, ¿qué hicimos? Con investigación y desarrollo, desarrollamos la gran mayoría de nuestros productos que son las bebidas energéticas, que compiten con las más químicas. Con Red Bull por ejemplo. Todos tenemos en las góndolas el mismo valor que Red Bull. Entonces, el que puede pagar Red Bull, puede pagar Guayaquil. Y se venden en… Ahora ya son más de 20.000 puntos de venta. Y se crece anualmente. Nosotros en este momento tenemos una facturación anual de un poquito más de cincuenta millones, ¿cuánto creen ustedes que nosotros asignamos de presupuesto en comunicaciones, o en publicidad? Digan alguna cifra. Claro, algunos ya lo saben. Pero los que no lo saben, ¿cuánto creen que nosotros asignamos del presupuesto? Tiren datos.

Dos por ciento.

Sigamos. ¡Anímense! Recuerden el modelo Coca-Cola, el modelo Red Bull.

Pero no es el mismo modelo

Ahí está. No, bueno, pero digo para…

Es una Empresa B ésta. Diez mil dólares. Porque nuestro trabajo de comunicación tiene más que ver con los mensajes del propósito y los resultados gracias a este modelo de empresa. Entonces, la innovación para poder competir… Porque todo el mundo dice, ¿cómo podés competir, pagando esos valores a los proveedores?

¿Cómo conoce la gente el propósito?

Justo te iba a decir. ¿Cómo hace la gente para enterarse? Bueno, obviamente esta es la historia de jóvenes sensibles al tema de la pobreza. Porque bueno, concretamente el fundador argentino, Alejandro Prayot, pertenece a una familia argentina que administraba unos campos muy grandes en Paraguay y vio que le pasaba a la gente y al ecosistema, y a los animales, cuando él era chico, con los tractores de su propia familia. Y él veía como la gente que dependía del bosque, terminaba en las villas, o en los cantegriles, en las obras del puerto de Asunción. Ahí abajo. En las zonas más inundables. Y además, como se iban desintegrando las familias y como se desintegraban las comunidades. Entonces él dijo “algún día, cuando sea grande, voy a hacer algo para que vuelva la selva”. Porque decía, “yo estoy viendo que ese es el origen”. El origen de la pobreza y el origen de la desaparición del ecosistema como tal. Entonces, cuando fue grande, con otros amigos empezó en los Estados Unidos esto de compartir el mate. Y compartir la cultura del mate y los beneficios de la yerba mate como infusión. Y así nace esa historia. Entonces iban compartiendo el mate con carritos. Pero en vez de decir “tomen mate y compren Guayaquil”, era “sea parte de una solución”. Sea parte de una solución que obviamente era regenerar el ecosistema en el cono sur a nivel planetario también hace una contribución, porque está todo interconectado. Y entonces, doy un ejemplo de hace 4 años atrás. De golpe recibe un llamado en Buenos Aires, de la BBC de Londres, diciendo “ganaron el concurso”. Y Guayaquil nunca se había presentado a un concurso. Entonces pensó que era una broma. ¿Qué había pasado? Habían hecho un concurso de estos virtuales donde las personas proponían empresas para… Supuestamente las 6 empresas más sustentables del mundo. Y sólo con ese sistema Guayaquil fue elegida como una de las 6.

La BBC hizo un documental de una hora, gratis, que la sigue difundiendo por todo el mundo. El secreto de las Empresas B es ofrecer la posibilidad a todos los grupos de interés, entre ellos los consumidores, de ser cómplices de una solución. Ser cómplices. El elemento “complicidad” es un elemento que lo tenemos en los clubes de fútbol, lo tenemos en las religiones, en la política, en las ONGs. Y, ¿cuáles son los dos sub elementos que tiene la complicidad? La posibilidad de trascender, con el sentido que eso significa. Y la posibilidad de conmoverse, o emocionarse. Esos dos elementos nos estaban faltando en el mercado. Nos estaban faltando. ¿Por qué nos faltaban? ¿Por qué les parece que en el mercado uno no se conmueve si la empresa que sea gana mucho más plata? Porque solamente estamos estructurados y organizados para que sea motivo de celebración de esa empresa, pero no de la sociedad. Paso a otro caso, Crepes & Waffles es una multinacional colombiana. ¿Alguien la conoce acá? Crepes & Waffles nace hace como 25 años atrás. Es una cadena de restaurantes con ese nombre, Crepes & Waffles. Nació así, es una cadena de restaurantes y nace hace 25 años atrás por la situación de Colombia. Y el propósito principal fundante de Crepes & Waffles… Siempre estamos hablando de propósitos estatutarios. Estatutario es aquello que te gobierna todas las relaciones. Crepes & Waffles nace para la integración de la mujer cabeza de familia. Cuando uno va a cualquier local de Crepes & Waffles, que ahora es una multinacional en 7 países, uno es atendido por mujeres cabeza de familia. La cajera, la chef, pero las proveedoras también. Y hace 2 años atrás fue elegida la empresa más querida de Colombia. La más querida. Durante todo el año, la gente más pobre ahorra dinero para celebrar la fiesta de Fin de Año en Crepes & Waffles. Es un súper restaurante, hoy ya no son solamente crepes y waffles sino de todo. Y cuando hace poquito lo escuchaba… Ya las generaciones… Es una empresa familiar, estaba hablando con los hijos, básicamente con Felipe Macías que tiene ahora sólo 26 años, en una charla pública decía “me siento extraordinario cuando digo que esta empresa Crepes & Waffles es patrimonio emocional de los colombianos”. El concepto de “patrimonio emocional” de la sociedad. Que una empresa sea sentida como propia, además de ser querida, es para mí el gran sueño. Que todas nuestras empresas sean sentidas como parte de nuestra sociedad. Como motivo de orgullo. Y esto es posible porque hay distintos tipos de características. Ahora, en el caso de Crepes & Waffles es muy distinto, es una empresa gigantesca. Está en Chile, está en Brasil, está en Perú. No estaba en el Cono Sur. ¿Qué pasó? Felipe conoció la experiencia Guayaquil. Felipe que tiene 26 años ya respondió a lo que nos pasa… Digamos, a lo que está pasando hoy. Al tema de la crisis ambiental. No soslaya la historia y la preocupación de sus padres, que también la comparte, que tiene que ver con la mujer cabeza de familia. Crepes está en la Universidad, está en los centros de estudios. En cada Crepes están las guarderías. Hay un montón de manifestaciones de ese propósito adentro de cada sucursal. Imagínense cada Mc Donald’s… Entonces él, ¿qué le pasa? Él siente que también se están reduciendo los servicios ecosistémicos planetarios. Es decir, las capacidades de la tierra de producir oxígeno, de capturar carbono, de fijar carbono, de regular las aguas, ¿no? De las crecidas. Del pool genético que es la base de nuestra medicina, él siente eso. Y conoce la experiencia de Guayaquil. Fíjense lo que pasa, ahora Crepes & Waffles como parte de su gestión… No el propósito, el propósito sigue siendo el mismo, el principal, mujeres cabezas de familia. Pero como parte de la gestión, ahora hacen exactamente lo mismo, pagan entre 40 y 60% más el valor de los tomates, los pepinos, los morrones, las lechugas, a las mujeres proveedoras que al mismo tiempo regeneran la biodiversidad y los suelos, la calidad de los suelos, los arroyos. Es desde la fuerza del mercado, que se llevan adelante los propósitos colectivos. Así como está esto, estos 2 casos, yo puedo seguir hablando de las 2.060 empresas. Cada empresa va demostrando como lleva adelante su propósito. Ahora, me estoy concentrando en el primer elemento de una Empresa B, que es redefinir el sentido de propósito de una empresa comercial. Siempre estamos hablando de empresas comerciales. Pero quiero también compartir, ¿qué pasa cuando uno eleva por encima de actividad y lucro, un propósito que nos incluya a la totalidad? Ese es el gran diferencial comercial de este nuevo sector de empresas.

El caso Patagonia. ¿Conocen acá la empresa Patagonia de ropa? ¿Vieron lo que dije? La empresa Patagonia de ropa. Probablemente en un futuro no diga eso. La empresa Patagonia cuyo propósito sea el cuidado del planeta y la regeneración del planeta. Originariamente ellos son los que empiezan con los cuidados del planeta, cuando nace Patagonia. Y tienen lo que se llama el 1% para el planeta. El 1% de la facturación que va para iniciativas que tienen que ver con el planeta. Ellos amplían e incluyen la regeneración del planeta, no ya el cuidado del planeta, sino la regeneración. A partir de la fuerza del mercado que significa la Patagonia, ¿no? ¿Y qué ocurre? Si uno tiene el propósito que lo guía, no solamente la actividad producción y comercialización de ropa específica de Patagonia, ¿qué le pasa como oportunidades de negocio a la empresa Patagonia? Esa es la pregunta.

¿Y qué le pasó a Patagonia? Empezaron a decir, la regeneración no se logra solamente a través de la ropa, se logra a través de otras actividades. Y empieza la historia que un nuevo rubro que es la de los alimentos. Pero, ¿qué tipo de alimentos? Que regeneren. Porque el propósito de ellos es la regeneración. Y ahora ustedes cuando vayan a los locales de Patagonia van a empezar a ver los alimentos producidos con todas estas características más la regeneración, porque ese es el propósito. Guayaquil, la empresa en la que estoy yo. Hace muy poquitito compramos 6 autitos Tesla para la distribución. Pero ahora se hacen las próximas compras. Porque están en Canadá y Estados Unidos todos los puntos de venta. ¿Cuál va a ser el próximo negocio de Guayaquil? Sin dejar de lado lo que veníamos haciendo. Acuérdense nuestro propósito, ¿cuál va a ser nuestro próximo negocio? Acabamos de comprar los Tesla.

La distribución y logística

Logística. Pero, ¿de qué productos?

Renovables. Regenerativos.

Exactamente. El propósito es el común denominador de todo lo que hacemos, en una Empresa B. El propósito más elevado, ¿no? Pero cada empresa tiene su propósito. Y muchas personas dicen, a mí me encantaría, ¿cuál puede ser mi propósito? ¡Pará! Eso lo tenés que discernir vos. Digamos, tenés que descubrirlo vos. Entonces, ahí di 2 ejemplos de cómo el colocar por encima de actividades y lucro el propósito, abre oportunidades de negocio. No es que a uno lo cercenan. Nosotros compramos así, nosotros vendemos así, por el propósito. Nosotros contratamos los talentos que se alineen con el propósito. Nosotros buscamos los inversores u ofrecemos la posibilidad de inversión en Guayaquil con ese propósito. Por lo tanto, el propósito es lo que ata todos los hilos. Ustedes saben que si uno tiene la lógica de actividad, busca la plata. Y el inversor es un ser humano que tiene la plata, pero después podemos tener muchísimos problemas, por no habernos alineado exactamente en el propósito. Y la compensación es 14% anual. Nosotros en Guayaquil, nadie me ha dicho y por eso les creo, que a fin de año yo tengo “tanto por ciento” anual. Ahora, puede ser que tenga 14, puede ser que tenga 20 y puede ser que tenga 8. Porque esa es la realidad. Pero lo que sí sé, es que yo a fin de año veo los resultados. Y no son solamente los resultados financieros. Nosotros ya tenemos más de 44.000 hectáreas de selva misionera regenerada y más de 500 familias que volvieron a reorganizarse en el ecosistema de nuestros proveedores. Cuando hablamos de mercado en Guayaquil, como somos internacionales, nosotros tenemos 2 mercados. El mercado del consumidor de nuestros productos y el mercado del impacto del resultado que… El mercado del propósito. Y muchas personas preguntan por qué no estamos vendiendo en el Cono Sur. Por supuesto vamos a llegar a eso, pero nuestra prioridad es el propósito, el negocio a partir del propósito. Por lo tanto, ¿qué hacemos en Brasil? Creamos la empresa Guayaquil Brasil. Compramos un pequeñísimo predio, porque nosotros no le vamos a reemplazar el servicio de regeneración a las comunidades, que están ganando mucho más. Y en ese pequeño predio, de apenas 20 hectáreas en la ferrovía que va de Curitiba al Puerto, vamos a tener el depósito. Estamos construyendo un depósito para que todos los camiones lleguen ahí y de ahí hagamos las exportaciones en contenedores. Pero en el mismo predio hay selva. Entonces vamos a hacer un centro de educación en regeneración. ¿Qué significa esto? Que el concepto educativo, el de la inspiración, se convierte en una de nuestras funciones empresariales. Las personas que tienen ahí un recorrido del tren muy bonito, las personas que hacen turismo, quizá quieran conocer la experiencia de cómo se regenera una selva, la famosa “mata atlántica” de la que queda solamente el 7.8% y que nos significan las inundaciones descontroladas que tenemos nosotros aguas abajo. Que esas personas vean que sí es posible regenerar ganando plata. Que la única opción no es “parques nacionales”. Ojo, me encantan los parques nacionales, ¿eh? Y los disfruto y agradezco al Perito Moreno en el caso argentino por todo lo que donó y agradezco a Tomkins por todo lo que ha donado. Yo sólo tengo para agradecer, como ciudadano común. Pero no podemos pensar un planeta todo con “solo parques nacionales”. Yo cuando nací éramos dos mil seiscientos y pico de millones, 1952. ¿Hoy cuántos somos? ¿Siete mil trescientos? Con el mismo sistema económico y con la misma tierra. Es mi vida, es mi propia vida, es obvio que hay algo que tenemos que reorganizar. Bueno, ese es el propósito. Esa es la primera característica de una Empresa B. Cuando uno mira el estatuto, cualquier estatuto de cualquier empresa comercial, ¿qué es lo que dice en el objeto social? La actividad que uno va a desarrollar. Y en algunos países, directamente primero dice “lucro” como objeto social. Eso es lo que dice. Sobre eso, acuérdense el propósito que uno quiere llevar adelante. Aquello que a uno le significa algo. Pero lo quiere llevar adelante con las actividades equis. Ganando plata. Nunca olvidándose de uno.

La segunda característica de una Empresa B, que uno puede tener un propósito elevado, maravilloso, igual que el de las ONGs, igual que las políticas, de izquierda, de derecha o de centro, ¿eh? Cualquiera. Los objetivos son todos muy loables. Sin embargo en la gestión, en lo concreto, puede ser que trate mal a la mujer, como hombre digamos. Una textil compre mano de obra esclava en la cadena de valor. Y dice bueno, ese es un problema de ellos, me olvido. No sea transparente y hago la de Odebrecht, va a quedar en la historia la de Odebrecht. Yo conozco a la gente Odebrecht desde el Instituto Ethos de RSE, de Responsabilidad Social Empresarial en San Pablo. En su momento, ¿no? ¿Y saben qué? Odebrecht tenía todas las certificaciones, todas. Lo que no tenía era el sistema externo de evaluación de la sustentabilidad de la gobernanza. Y acá viene un punto. Una Empresa B reconoce 5 áreas de evaluación constante de gestión integral de la sustentabilidad. La sustentabilidad de la relación con los colaboradores, la sustentabilidad de la relación con el medio ambiente, con todas las comunidades, los famosos state codes, con los que una empresa se relaciona. La sustentabilidad de la gobernanza y la sustentabilidad del modelo de negocio. Ese propósito, ¿cómo lo vamos a lograr con la fuerza del mercado? Nosotros, nuestra empresa. Muchísimas de las conversaciones que tenemos en el café, en el living, ahí afuera, nosotros lo llevamos a una herramienta que se llama Evaluación del Impacto B. Es una herramienta de gestión, de evaluación y de educación. Como herramienta de evaluación integral de la sustentabilidad tiene métrica. Y ahí doy algunos pequeñísimos ejemplos. 1) La relación hombre-mujer. ¿Tiene alguna política “misma paga para la misma función”? 2) ¿Tiene alguna política sorpresa de compra prioritaria a empresas cuyo paquete accionario mayoritariamente sea femenino? Uno puede decir si, no. Si no tiene es cero. No tiene una sanción por no tener. Son todas preguntas socráticas, que según el grado de respuesta tienen más o menos puntaje. No es un sistema prescriptivo de qué hay que hacer. Sino es un sistema de preguntas que a uno le permite la innovación. Sócrates, ¿se acuerdan que Sócrates era el de las preguntas? Y después empieza Aristóteles. Empezamos como a cercenar las respuestas. Y finalmente llegamos al modelo actual que es hay que decir esto y esto es lo que hay que hacer. No, esto es volver atrás. Volver a la inspiración y a la innovación infinita de la condición humana, que todos tenemos.

Todos los años aparece el tema de la brecha entre aquellos que tienen más y los que tienen menos. Todos los años nos encontramos a nivel global que 1% de la población tiene más del 50% del patrimonio global. Y ahora ya llegamos a cifras como 26 personas… Más allá de la justicia y la injusticia, el gran problema de esto es que somos muy poco resilientes colectivamente. Los errores, o las decisiones más egocéntricas de estos grupos, pueden tener efectos tremendos en el resto. La crisis del 2008 nos demostró eso, a nivel global digo. Entonces, esto no es insisto, no es por un tema de juicio, es un tema de conveniencia en la convivencia. Entonces, esa pregunta, ¿cómo se manifiesta en esta herramienta? ¿Tenés una política de reducción de brecha en tu empresa? Imagínense esa pregunta… Lo digo abiertamente, muchos de nosotros estamos acostumbrados a cierta comodidad. Pero cuando uno empieza a mirar la brecha entre el que menos gana y lo que gano yo, uno dice, acá tendríamos que empezar a pensar… No hay una fórmula de respuesta, ¿tenés una política de brecha? Si o no. Y si tenés, ¿cuál es esa? No significa que uno tenga que responderla, ¿eh? Puede tener cero la respuesta. Lo más importante de este formulario y esta herramienta es que empiezan las conversaciones. Empiezan las conversaciones internas. Y hay una métrica. Hay para todos los temas que uno se pueda imaginar. El tema de la transparencia en el directorio. El tema de la participación de los colaboradores en el directorio. Participando, escuchando. Miren lo que estamos hablando. Lo de Odebrecht, toda esa parte era secreta. Estoy llevando a un extremo, ¿no? No estoy comparando, no. Lo estoy llevando a un extremo a propósito. Bueno, si logramos 80 puntos de 200 luego de esa evaluación, decimos quiero tener esta nueva identidad de mercado, la marca…

Si logramos ese puntaje y queremos recibir la marca colectiva que es la B con el circulito, ¿no? Es una marca, es una identidad de mercado, ahí básicamente nos sometemos a un sistema global de escrutiño y de aprobación. Para llegar a ese punto hay gente que a las empresas nos acompañan. Acá en el Uruguay están las, o los, multiplicadores B, que acompañan en ese proceso a las empresas. Y, ¿qué es lo que queremos lograr con los multiplicadores B en toda América Latina? Que se vaya armando un nuevo sector de consultores, que pueden ser consultores de todas maneras de antes, pero que ofrezcan en el menú de sus servicios, la opción de acompañamiento también en esas transiciones empresariales. Bueno, digamos que a nivel internacional logramos los 80 puntos. Ahí vienen las próximas exigencias. 1) Que uno tiene que hacer público el puntaje. Por distintas categorías. ¿Por qué? Porque uno puede mentir. Es natural en la condición humana que mentimos, o falseamos la información. Es parte de nuestra condición. Para eso hay un sistema internacional de apelaciones. Cualquiera puede decir en el mundo “acá hay una mentira”. En el caso de las empresas públicas, tienen que dar la información de cada respuesta. Las públicas me refiero a las que cotizan en las bolsas. Las otras, es sólo el puntaje por categoría, de las 5 categorías. Y hay un sistema internacional donde alguien puede decir aquí hay mentiras, no quiero esta empresa dentro de la comunidad de Empresas B, o la razón puede ser la competencia, puede ser la que sea. Y hay un sistema de presentación de prueba documentada y también de defensa, por supuesto. Cada dos años hay que recertificarse. Hay auditorías aleatorias. Pero además vienen las reformas jurídicas. La primera reforma jurídica es la que enfaticé el tema de reformular el sentido de la empresa. El objeto social del estatuto. Pero hay otro elemento clave, y miren, acá seguramente escucharon mucho el término “responsabilidad”. La característica de una empresa comercial en China, en Uruguay, en Argentina, en cualquier parte del mundo hoy, tiene que ver con la responsabilidad limitada, ¿cierto? El concepto de responsabilidad limitada está asociado a la responsabilidad fiduciaria. Fiducia en latín significa confianza. Es la responsabilidad del empresario, eso es manifestado en el directorio, en la agencia, de proteger por encima de cualquier variable, el interés del accionista. Ese concepto nace más o menos tres siglos atrás, cuando los emprendedores británicos iban a India y los holandeses iban a Indonesia. Y, ¿qué le hacía firmar el inversor? La cláusula de responsabilidad prioritaria de la empresa hacia el inversor. Eso, ¿qué hizo? Que automáticamente si en esos otros países a donde iban, no habían las exigencias de la conciencia del país del Reino Unido u Holanda, había que… Con tal que se cumpliera la ley, lo demás no importa, primero a mí. Primero mi retorno. Por esa razón en esa época tuvimos los niños mineros. Eran los chicos que se enviaban a los socavones, porque no entraban. Eran los pobres. No eran los… ¡Ey! ¡Todos lo sabemos! Y ahí empieza toda la reacción de las distintas ideologías que todos conocemos. ¿Qué hacemos en la Empresa B? Ampliamos esa cláusula que lleva responsabilidad fiduciaria en el estatuto, a todos los públicos de interés. A los colaboradores, a los XXXXXX medio ambiente y a todas las otras comunidades con las que nos relacionamos. ¿Quiénes son los que pueden accionar judicialmente? En contra de la creencia o del directorio. Sólo los accionistas, los que firmamos ese acuerdo. Por lo tanto, no es que se… Digamos, desvirtúan las relaciones ahí afuera, pero es un sistema de peso y contrapeso interno de la empresa para ser fieles al sentido integral de responsabilidad.

Pero de lo que estamos hablando es cómo hacemos para que una empresa sea “respondiente” a todas las dimensiones. No re